Ellos sufren celos sexuales y ellas, afectivos

Ellos sufren celos sexuales y ellas, afectivos

O esto era lo que se creía hasta ahora, porque esto de los celos, aunque esta muy pegadito a la carne y es de andar por casa, lo han estudiado muchos psicólogos, que han elaborado múltiples informes para explicarnos por qué los padecemos.

La mayoría de estos estudios atribuyen a razones evolutivas la actuación de uno y otro sexo: los varones habrían desplegado durante miles de años una vigilancia extrema sobre el comportamiento sexual de su pareja, debido a la imposibilidad de estar seguros al cien por cien de la paternidad de los hijos. Y las las mujeres habrían estado más preocupadas de que su compañero se comprometiese en la crianza de la familia.

O sea, sexuales, ellos; afectivos, ellas.

Pero ahora unos psicólogos de la Universidad de Pennsylvania ponen en duda explicaciones anteriores, debido al gran número de varones que, al igual que la mayoría de las mujeres, encuentran más angustiosa la traición emocional que la sexual.

Dicen también que la existencia de vínculos fuertes en la pareja los hace sufrir mucho menos en el caso de una infidelidad sexual.

La muestra que ha servido de base a este estudio la formaron 416 individuos (99 hombres y 317 mujeres) a los que sometieron a una serie de cuestionarios y pruebas para valorar ante qué tipo de infidelidad se sentirían más heridos.

"Todos podemos sentir celos y estos pueden motivarnos a cuidar más de la relación, pero cuando se convierten en el centro pasan a ser un problema y signo de que la pareja no funciona", dice la doctora Mónica Pereira, que explica que en su consulta las mujeres se quejan en mayor proporción que los hombres de que su pareja ha tenido relación con otra persona.

Siempre he pensado que los celos son una pérdida de tiempo y de energía inútil

Fuente:20 minutos

10 comentarios:

Hugo Costa dijo...

Los celos, son la falta de amor por uno mismo y esta falta de amor, desencadena, lo que parece, una mayor muestra de amor por otro individuo. Esta otra muestra de amor es irracional y desmedida. Para que uno no sienta celos, uno tiene que aprender a gustarse a si mismo, a tener confianza, a tenerse amor. Solo después, estará listo para amar y confiar en otra persona.Esta aceptación del "yo" es el principio para la aceptación de otros y para la armonia en una relación de pareja. El intentar controlar la pareja de una forma irracional, solo lleva a una perdida mas grande de identidad y consecuentemente una menor auto-estima y mas celos.
Básicamente, hay que aprender a confiar!.

Anónimo dijo...

Y en cuanto a los celos, ¿no podríamos también hablar de un sentimiento de propiedad respecto de la persona que se "persigue" con nuestros celos?
Tengo la impresión que cuando solo se disfruta del placer de la relación con el otro (otra), sin pensar en que ello es definitivo (se ha firmado un contrato de propiedad o exclusidad) el sentimiento cuesta más en aparecer...

Hugo Costa dijo...

Y tanto, pienso que el dicho "carpe diem", también debería de ser usado para las relaciones. Acepción, confianza, respeto mutuo son las bases para que una relación pueda fluir sin problemas y mas naturalmente..

Anónimo dijo...

Pues yo pienso que ya está muy dicho que los celos en extremo (enfermizos) son obviamente malos. Sin embargo, no está tan dicho que la ausencia absoluta de ellos ("los celitos") también es un síntoma de inocencia y falta de honestidad. A todos nos gusta, siempre en su justa medida (no nos equivoquemos) que alguien muestre unos "celitos" en una determinada ocasión. Para mí eso también es símbolo de salud en la relación. Supongo que es por todos sabido, que el descuido absoluto (el dar por hecho al otro) llevará sin remisión a la infidelidad.

Hugo Costa dijo...

Totalmente de acuerdo. Los celos, como cualquier otro sentimiento, son para ser "sentidos", pero, claro, como todo en demasía, puede ser nefasto para la relación. Los "celitos", como hablas tu, hacen y deberían de hacer parte de cualquier relación, pero la falta de celos (o la ausencia de enseñarlos) no tiene que llevar directamente a la infidelidad. La infidelidad sera ya la ultima etapa, combinada con otros factores, de la falta de celos. Si me permites, haré una pregunta un poco machista: La busca esta de otra persona ajena a la relación para llenarte como individuo (infidelidad), no es algo que tal vez, lo hiciera mas un individuo del sexo femenino?

Anónimo dijo...

Machista... pero una mujer habría podido decir exactamente lo mismo de los hombres.
En cualquier caso, la falta de celos no significa falta de amor, como la infidelidad tampoco significa necesidad de otro u otra de una nueva relación.
En infidelidades, como en todo las causas son inombrables, pero pocas legítimas.

Diana Lopez dijo...

Hola!
Estoy volviendo a la blogosfera con un nuevo blog de psicologia bilingue. Leyendo algunos blogs, encontre el tuyo. Es curioso, porque acabo de escribir un post justo sobre el mismo tema. Me encantaria ver las referencias del estudio de la u de Pennsylvania que comentas.

http://inpsychunblogbilinguedepsicologia.blogspot.com/

Te invito tambien a leer mi blog. Cualquier comentario es bienvenido... Piensas seguir escribiendo???
Saludos!

Psicologos Barcelona dijo...

Muy interesante, me gusta mucho este blog.

Mariana Hernández dijo...

Gracias por la info, me encantan todos estos temas de psicología ya que cada cabeza es un mundo.

Ayerim Romero dijo...

Bueno pues yo creo que los celos son parte de la naturaleza humana, así como nacemos con el instinto de alimentarnos, los mismo sucede con los celos, depende de la capacidad de cada uno de nosotros el poder controlar esa emoción, aprender a ser seguros de nosotros mismos, ya sea afectivos o no, debemos aprender a brindar y pedir esa confianza. Cuando llegamos a tener inseguridad en lo que somos es cuando no podemos controlar reacciones agresivas, depresivas etc., así con nuestra pareja y es cuando los celos llegan a ser un problema.

Publicar un comentario